16 jun. 2014

Si el alma tuviese color...




 ... probablemente la mía sería verde y azul. Con olor a sal, donde el viento se lleva lejos el pesimismo, el sonido del mar disfraza los miedos y el intenso verde llena de vida nuestras retinas. Porque hay rincones donde uno siente como el alma puede henchirse de felicidad. Donde lo material se hace prescindible, las modas no existen y los complejos no se han inventado. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario