10 jun. 2014

Compartiendo una casa Victoriana en Melbourne


 Si pudiese volver atrás, si tuviese que volver a algún momento de mi vida, sé con certeza que volvería a mis años en la universidad, a aquellos años en los que compartía piso. Juntas, decorábamos con los recursos que encontrábamos a nuestro alcance, teñíamos telas para tapizar las viejas sillas de comedor que nos habíamos encontrado en la calle, reciclábamos tarros de zumos para tener jarrones y floreros, pintábamos lienzos comprados en los chinos para decorar las paredes, etc. Cuando descubrí esta casa victoriana, que comparten dos chicas en Melbourne, no pude evitar recordar aquellos años y a mis compañeras. Y es que a pesar de los años y la distancia, esta casa también está decorada con escasos recursos, seleccionados minuciosamente para robar el protagonismo del blanco total de paredes, puertas y ventanas. El secreto, piezas que por si solas llaman la atención, como las sillas de comedor o la lámpara de pie dorada; dejar a la vista complementos llamativos y el uso reiterativo de plantas de gran tamaño y jarroncitos con flores, en casi todas las estancias. Un modo económico de vestir una casa, en la que se respira feminidad y energía sosegada.











Imágenes: Eve Wilson para The Design Files






2 comentarios:

  1. es un piso muy bonito, mucho más de los pisos que yo he compartido, jejeje!
    feliz semana ;)

    ResponderEliminar
  2. Uan casa sencilla y preciosa ;)

    ResponderEliminar