25 mar. 2014

Hear to silence


 Cuántas veces os habéis preguntado quién me habrá mandado a mí meterme en este berenjenal, pues  en esas ando yo esta semana, aunque reconozco que a la vez, me respondo "yo solita" porque es lo que quiero, la verdad. Así que esta semana siento, más que nunca, que no me llegan las horas del día; los exámenes, la casa, la familia, las cositas  y vosotros. No quisiera pasarme esta semana sin escribir, ni compartir las imágenes bonitas que pululan por la red; pero va a ser a cuenta gotas porque los dolores de cabeza no me están dando tregua (stress on).

 Y como empieza a ser costumbre, hoy también os escribo desde la cocina, muy agustito eso sí (desde aquí controlo todas las tareas "mañaneras"), pero no puedo dejar de imaginarme en este fantástico espacio de trabajo. No sé si es  la enorme ventana, el bellísimo escritorio mid century , o la elegancia de la combinación de todos los elementos, pero realmente es un espacio que invita al sosiego y a la completa desconexión de las labores diarias; un rincón para escuchar el silencio.

***






No hay comentarios:

Publicar un comentario